So˝Ŕ con la vida
entonces sucedi˛:
Ella creci˛ en mi, distraida...
sin saber que era yo,
o que era ella.
Otro dia, el cantaro se derram˛
como tenýa que ser
y fui yo
y fue ella.
En el medio de las dos,
la distancia, el tiempo, el infinito crecer...
otro vacio interior para aprender
como la misma vida  ense˝a...
como el mar salado que contenemos,
que somos
y del que llegamos a la luz
Febrero 2010